Qué ver y hacer en tu ruta por Salamanca y alrededores en 1 ó 2 días

Conocida mayormente por su Universidad y por las fiestas que se montan alrededor de ella (como la Nochevieja Universitaria), es también por muchos considerada una de las ciudades más bonitas de España y por algo es también Patrimonio de la Humanidad desde 1988.

Sea cual sea la razón que te motive a visitarla y si tienes pensado una escapada de un par de días a esta ciudad, aquí te explicamos las cosas que no te puedes perder en tu escapada.

Las 11 cosas que ver y hacer en Salamanca y alrededores en 1 ó 2 días

A pesar de que en este post intentamos explicarte todas las historias y curiosidades de Salamanca para que no te pierdas nada en tu visita, siempre solemos recomendar un free tour (gratuito) como este, siempre se aprende algo nuevo y te pueden responder las dudas que tengas.

1. Tomarse algo en la Plaza Mayor

Y empezamos con el alma de Salamanca, su Plaza Mayor. Construida en el siglo XVIII y de estilo barroco, nos recuerda a la de Madrid porque su arquitecto se basó en ella como modelo para la de Salamanca, aunque estéticamente la de Salamanca es mejor, tanto en materiales como por el hecho de que está completamente cerrada (al contrario que la de Madrid).

La idea es que la plaza hubiera sido más grande, pero para ello tuvieron que expropiarse edificios ya existentes lo que encareció la obra y la retrasó varios años. Debido a estos problemas, la plaza no es cuadrada, tiene un lado más largo que el otro (unos 7 metros de diferencia).

Entre los arcos, existen varios medallones destinados a representar personajes ilustres: reyes, militares y conquistadores, científicos y gente de letras, religiosos… En la plaza también se encuentra el Café Novelty, fundado en 1905 y donde se reunían personajes como Unamuno o se creó RNE (Radio Nacional de España) como propaganda del franquismo.

Qué ver en Salamanca, Plaza Mayor
Una de las fachadas de la Plaza Mayor

En el arco que da salida hacia el Mercado, se encuentra una misteriosa inscripción que dice «Aquí se mató una mujer rueguen a Dios por ella año 1838». Se dice que era una tradición para salvar el alma de alguien que había tenido una muerte repentina y que no había podido confesar sus pecados. Sería el equivalente hoy en día a las flores en tramos de carretera donde hubo un accidente de tráfico.

2. Sentirse en la playa con la Casa de las Conchas

Probablemente estamos hablando de uno de los edificios más originales de España en cuanto a decoración exterior. Construido a finales del siglo XV y con un estilo gótico tardío, obtiene su nombre debido a las más de 300 conchas con las que está decorada su fachada.

Actualmente se trata de una biblioteca, pero merece la pena su visita que es GRATIS, porque tiene un precioso patio interior. Fue construido por encargo de Rodrigo Maldonado de Talavera y terminado por su hijo.

El porqué de las conchas es objeto de muchas leyendas. Unos dicen que las conchas vienen del orgullo de los Maldonado de pertenecer a la Orden de Santiago. Otros dicen que es una muestra del amor del hijo de Rodrigo por su esposa Juana de Pimentel (en el escudo de los Pimentel hay varias conchas). Otras leyendas dicen que debajo de alguna concha hay una onza de oro o las joyas de la antigua propietaria, lo cual podría explicar porque algunas de ellas están rotas.

Qué ver en Salamanca, Casa de las Conchas
Fachada de la Casa de las Conchas

El escudo de los Maldonado tiene una flor de Lis, tradicionalmente asociada a la dinastía real francesa (actuales borbones). Se dice que la consiguió un antepasado tras ganar en un duelo al hijo del rey de Francia. El rey le dio el derecho a llevarla en su escudo y así evitaba la muerte de su hijo. También le soltó un «cette fleur de plat est maldonnée» (esta flor está mal donada). Éste pensó que además de la flor, el rey le estaba dando un apodo y se cambió el apellido por «Maldonado». ¡Vivan los idiomas!

3. Buscar al astronauta de la Catedral Nueva

Como por el propio nombre ya podéis intuir, en Salamanca hay dos catedrales conocidas popularmente como «la nueva» y «la vieja». La nueva se empezó a construir en el siglo XVI debido al aumento de población que trajo la popularidad de la Universidad. Se construyó la nueva conservando la vieja para que se pudiera utilizar mientras tanto, y cuando estuvo terminada les dio pena derruirla.

Se trata además de la segunda catedral más grande de España (en cuanto a dimensiones) y cuenta con un campanario de los más altos de España (110 metros). Destaca por los elementos decorativos de su fachada, entre los que puedes encontrar UN ASTRONAUTA.

A pesar de todas las teorías conspiratorias y viajes en el tiempo que circulan sobre él, no se trata de un Nostradamus español, es una adición posterior a la fachada tras el proceso de restauración que se llevó en 1992. Además del astronauta, se añadieron varios animales y un dragón comiendo un helado.

Qué ver en Salamanca, Catedral Nueva
El Astronauta de la fachada de la Catedral

El 31 de octubre de cada año, existe la tradición de que una persona suba a la torre a tocar las campanas y dar un mensaje en honor a algún tema. Esta tradición viene de 1755, cuando se produjo el terremoto de Lisboa, en el que a pesar de su cercanía, no destrozó la catedral ni a la gente que estaba en ella. Es por eso que se ordenó que alguien subiera a la torre cada año a dar gracias a Dios. A esta gente se les llamó Mariquelos.

4. Ver la Fachada de la Casa Lis

Finalizada en 1905, se trata de un edificio de carácter modernista construido sobre la antigua muralla de la ciudad. Hoy en día es un Museo de Art Nouveau y Art Déco con diversas piezas de vidrio expuestas, entre ellas la fachada y el techo que son espectaculares. También tiene una colección de muñecas de porcelana con más de 300.

Qué ver en Salamanca, Casa Lis
Cristaleras de la Casa Lis

5. Pasear por el Huerto de Calixto y Melibea

Se trata de un jardín situado en el centro de Salamanca. Se hizo famoso por ser el lugar de los encuentros amorosos entre los protagonistas de La Celestina y donde sucede su trágico final.

Qué ver en Salamanca, Huerto de Calixto y Melibea
Vistas por la noche desde el Huerto

Una de las enseñanzas de La Celestina es que hay que tener cuidado donde se pisa al escalar muros.

6. Entrar en el Convento de San Esteban

De origen dominico y terminado en 1610, viene a sustituir al antiguo convento que levantaron los dominicos en el siglo XIII cuando se instalaron en Salamanca. Tiene un estilo plateresco (estilo español comenzado por los Reyes Católicos) y es considerado una de las mejores representaciones de éste.

Para honrar a su nombre, tiene grabado en su fachada el martirio de San Esteban. Merece la pena entrar dentro del edificio, y ver su iglesia, sacristía, claustro o el coro.

Qué ver en Salamanca, Convento de San Esteban
Entrada del Convento de San Esteban

Dice la tradición que Cristobal Colón se alojó en el convento original cuando tuvo que ir a la Universidad a convencer a los expertos geógrafos de que era viable llegar a las Indias navegando por el oeste.

7. Encontrar la rana de la Universidad de Salamanca

Si por algo es famosa Salamanca, es por tener la universidad más antigua de España y la tercera más antigua de Europa. Creada en 1218 por Alfonso IX de León, por ella han pasado personajes de la historia de España tan ilustres como Unamuno, Fernando de Rojas (el de La Celestina), Hernán Cortés…

Su apogeo comenzó a finales de siglo XV, debido en buena parte a la conquista de América y a la centralización del estado comenzada por los Reyes Católicos, que requería de burócratas que eran formados en los estudios jurídicos de la Universidad de Salamanca.

Qué ver en Salamanca, Universidad
Fachada plateresca de la Universidad de Salamanca

Esto también propició su decadencia, ya que la nobleza empezó a adquirir títulos necesarios para acceder a la administración. Debido al carácter demócrata de la universidad, cuando fueron un número suficiente de nobles, cerraron la admisión a gente que no pudiera probar su «limpieza de sangre».

De la Universidad destaca su fachada plateresca, similar en estilo a la del Convento de San Esteban pero mucho más espectacular. Frente a ella se reúnen miles de turistas y estudiantes buscando la famosa rana (Pista: está encima de una calavera). No es nada fácil de encontrar, la rana es muy pequeña y además hay cientos de figuras y detalles en la fachada.

Qué ver en Salamanca, Calavera de la Universidad
La pequeña rana encima de la calavera, buena suerte

Hay miles de leyendas alrededor de la rana, pero la más famosa es que la rana traería buena suerte a los estudiantes que la encontraran sin ayuda y eso les permitiría aprobar sus exámenes. Aunque se cree que el autor quería representar el Carpe Diem, siendo la calavera la muerte y la rana los placeres carnales.

8. Cruzar el Puente Romano

Aparte de por las vistas espectaculares que tenemos de la ciudad en la otra parte del río Tormes (ideal para fotos al atardecer), estamos ante una de la estructuras más antiguas y robustas de la ciudad (data del siglo I).

Aunque te cuenten que fue construido por Hercules, en realidad era parte de la famosa Vía de la Plata que unía Augusta Emerita (Mérida) con Asturica Augusta (Astorga). Junto al puente, se encuentra la estatua de un «Verraco«, un toro de piedra decapitado, cuyo origen es prerromano y se atribuye a los vetones.

El verraco es conocido porque aparece en «El Lazarillo de Tormes«. El ciego le dice a Lázaro que si pone su oído en el toro oirá un gran ruido dentro de él, cuando este lo hace, el ciego le da un golpe contra la pierda y le dice que tiene que ser un poco más listo si quiere ser un buen lazarillo.

Qué ver en Salamanca, Puente Romano
Vistas desde el otro lado del río Tormes

Una de las fiestas salmantinas más curiosas es el Lunes de Aguas. Esta fiesta viene de cuanto un joven Felipe II (rey sobrio y religioso) descubrió que Salamanca estaba lleno de prostitutas que iban a por el dinero de los nobles que estudiaban allí. Decretó entonces que durante la cuaresma las prostitutas tenían que cruzar el puente y abandonar la ciudad para preservar la moral cristiana. El Lunes de Aguas celebra el fin de la pascua y por ende de la prohibición, el «Padre Putas» iba en barca a buscar a las prostitutas para traerlas de nuevo a la ciudad.

9. Subir a las torres de la Clerecía

Antiguamente conocido como el Real Colegio del Espíritu Santo de la Compañía de Jesús, se encuentra al lado de la Casa de las Conchas. De estilo barroco, fue mandado construir por Margarita de Austria (esposa de Felipe III) como rechazo a la orden de prisión que sufrió el fundador de los Jesuitas en Salamanca, Ignacio de Loyola.

Lo más impresionante del edificio es la Scala Coeli (Escalera al Cielo) o torres de La Clerecía, que te acercan un poco más al cielo y desde las que podrás disfrutar de unas vistas panorámicas de la ciudad.

Qué ver en Salamanca, Torres de la Clerecía
Vista desde las torres

10. Adéntrate en la Cueva de Salamanca

Esta cueva es en realidad la cripta de la antigua iglesia de San Cebrián. La leyenda original decía que era Hércules (se ve que le gustaba bastante Salamanca) quien daba clases de magia en una cueva de Salamanca. Con el tiempo se fue cambiando Hércules por el Diablo y así ha llegado hasta nuestros días.

La nueva leyenda dice que el demonio daba clases de artes oscuras a siete alumnos. Cuando terminaban la carrera, uno de ellos era elegido por sorteo para quedarse en manos del demonio. Esta leyenda ha cruzado fronteras, ya que en varios países sudamericanos como Argentina, Chile y Uruguay, se conoce como la salamanca a una cueva en la que se celebran aquelarres.

Qué ver en Salamanca, Cueva de Salamanca
Entrada a la cueva, ¿te atreves?

La leyenda dice que el Marqués de Villena (Enrique de Villena) fue uno de los alumnos a los que le tocó quedarse con el diablo para siempre. Éste se escondió en un barril y consiguió escapar, aunque no fue lo suficientemente rápido y el Diablo capturó su sombra, quedando marcado de por vida.

11. Ir a rezar al Zara.

Si, hay un Zara en la calle Toro que era una antigua iglesia o convento. La verdad que merece la pena la visita, id hasta el fondo de la tienda y os asombrarán los pilares y las bóvedas del antiguo edificio. Si queréis tener mejores vistas aún, subid hasta el tercer piso y observadlo todo desde las cristaleras.

Qué ver en Salamanca, Zara Calle Toro
Restos del antiguo edificio

⭐ Si aún así te sobra tiempo

⭐ Visitar La Alberca

Al sur de la provincia de Salamanca se encuentra un pueblo precioso tanto por su arquitectura como por su historia. El pueblo se sitúa entre dos arroyos del que probablemente venga su nombre Al-Bereka (lugar de aguas).

Los primeros pobladores son de época prerromana, pero su repoblación se produjo durante la Edad Media siglos XII y XIII por orden de Alfonso IX de León. De esos repobladores una gran parte eran franceses (lo que explica la presencia de topónimos franceses por la zona), otra parte se creen eran judíos conversos (lo que explicaría las afirmaciones de fe en los dinteles de algunas puertas).

Destaca del pueblo su arquitectura que combina piedras y madera, con casas que llevan siglos ahí y la plaza central donde se encuentra el ayuntamiento.

Qué ver en Salamanca, La Alberca
La plaza central de la Alberca

No os extrañéis si os encontráis un cerdo por en medio del pueblo. Es una tradición que se conoce como el cerdo de San Antón. El 13 de junio lo bendicen y lo sueltan por el pueblo para que los vecinos lo alimenten, y el 17 de enero (San Antón) lo sortean.

⭐ Visitar Ciudad Rodrigo

Situada al sur de la provincia, es una ciudad amurallada con una rica historia y un variado patrimonio arquitectónico. Se encuentra muy cerca de la frontera con Portugal, lo que la ha dotado de una importancia defensiva muy grande. Poblada desde la Edad de Bronce, su repoblación comienza a principios del siglo XII de la mano del conde Rodrigo del que hereda su nombre.

Fue un enclave importante en diversas guerras como la Guerra de la Independencia o la Guerra de Sucesión. Destacan la Catedral, la Muralla que se construyó aprovechando los restos de una antigua muralla romana, el Castillo de Enrique II (ahora Parador Nacional) y la Plaza Mayor donde está la Casa del Primer Marqués de Cerralbo y el Ayuntamiento.

Qué ver en Salamanca, Ciudad Rodrigo
Plaza Mayor de Ciudad Rodrigo

Espero que os haya gustado este post, no os olvidéis de visitarnos en Instagram donde podréis conocernos mejor y recordad siempre, disfrutad del viaje.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 3 Promedio: 5)

6 comentarios en «Qué ver y hacer en tu ruta por Salamanca y alrededores en 1 ó 2 días»

  1. Muy interesante post, muchas cosas que no sabía aun habiendo ido varias veces a Salamanca.
    Sobre todo leyendas y curiosidades.
    Ojo! No vale dar pistas sobre la rana que entonces ya no trae suerte jejejeje
    Gran post como siempre

    Responder

Deja un comentario